Una sociedad exclusiva celebra el espíritu del whisky escocés

Por LISA KLEIN

Hay muchos amantes, entusiastas y expertos del whisky escocés, pero algunos ávidos bebedores de la bebida espirituosa alcanzan un plano superior de prestigio destilado, al ser invitados a una sociedad especial dedicada al whisky escocés.

The Keepers of the Quaich, con sede en Edimburgo (Escocia), fue fundada en 1988 por varios de los principales destiladores de whisky escocés con la misión de "celebrar los valores y la imagen del whisky escocés como la bebida espirituosa destilada más fina y prestigiosa del mundo".

Espíritus guardianes

En la actualidad, Keepers of the Quaich cuenta con 18 miembros corporativos e incorpora a un grupo de nuevos Keepers dos veces al año: aquellos que trabajan en el sector o escriben sobre whisky y que han demostrado un "compromiso excepcional" con el whisky escocés.

Desde su creación, la sociedad ha estado representada en más de 100 países y ha admitido a casi 3.000 Guardianes.

Unos pocos guardianes al año reciben un honor aún mayor: convertirse en Maestros del Quaich, un privilegio poco común en el mundo del whisky.

Los Atholl Highlanders actuando en el castillo de Blair. Imagen cortesía de Keepers of the Quaich

Los banquetes de las ceremonias privadas de la sociedad se celebran en el castillo de Blair, en las Highlands escocesas, residencia ancestral y fortaleza de los condes y duques de Atholl. Guardianes nuevos y antiguos lo celebran con una ceremonia de entrega de medallas y un banquete de platos locales, regados, por supuesto, con el "agua de la vida".

En los actos siempre participan los Atholl Highlanders, el regimiento privado y la banda de gaitas del duque de Atholl, y el enorme quaich de plata de ley de los guardianes.

El quaich es un cuenco tradicional escocés para beber, que se sujeta con las dos manos y que originalmente se fabricaba en madera antes de pasar a la plata. Las versiones de dos asas se utilizan para el whisky, y la interpretación de los Keepers mide 24 pulgadas de diámetro.

La sociedad también tiene su propia versión de otra tradición escocesa: el tartán, que es una tela de lana tejida a cuadros que representa a un clan concreto.

El tartán de los Keepers se basa en un diseñodel siglo XVII en azul, dorado y marrón. Los colores representan los sencillos ingredientes utilizados para fabricar whisky escocés: agua, cebada y turba.

Imagen cortesía de Keepers of the Quaich

El actual jefe del "corazón palpitante de la industria" es el duque de Argyll, su gran maestre por un mandato de dos años, uno de los muchos mecenas de los Keepers entre los que figuran duques, condes y lores escoceses.

Ian Smith, de la empresa británica de bebidas Diageo, propietaria de marcas de whisky escocés como Johnnie Walker, Buchanan's y Lagavulin, es el actual presidente.

Los Keepers of the Quaich también pueden encontrarse fuera de Escocia, con secciones internacionales en Alemania, Australia, Brasil, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, India, Países Bajos, Países Nórdicos, Sudáfrica y Turquía.

Para saber más sobre el whisky escocés, lea el artículo "Peat pull" en el número de septiembre de 2022 de la revista Luxury Portfolio .