La mezcla de materiales aporta interés y emoción a los interiores

Por LISA KLEIN

Los espacios diseñados por profesionales tienen profundidad y capas, cada elemento añade su propio toque a la vez que se complementa perfectamente con los demás.

Uno de los trucos para crear un espacio tan complejo pero cohesionado es la mezcla de materiales.

"Mate y brillante, texturizado y liso, estampado y liso: Estos contrastes dinamizan el espacio", afirma Colleen Simonds, interiorista de Pittsburgh (Pensilvania).

"Se necesitan esos elementos para sentir algo al entrar en una habitación", explica. "Esto es lo que hace que una habitación se sienta viva y evoque emociones".

El sabor de la vida

Olvidar la variedad de materiales de una habitación puede tener consecuencias imprevistas, pero devastadoras para la decoración.

"Cuando un espacio carece de esa mezcla, puede parecer unidimensional, plano y, en general, poco inspirado", afirma Simonds. "Te sientes aburrido".

Usar demasiado de lo mismo también puede hacer que una habitación parezca un poco falsa, como un calco de la página de un catálogo de diseño de una sola nota: Piensa en un industrial austero, un contemporáneo cegadoramente brillante, una cabaña en el bosque o una sobrecarga de estilo moderno de mediados de siglo.

"Mezclar elementos industriales con líneas limpias y femeninas ayuda a que el espacio parezca equilibrado, no temático", dice Sarah Storms, fundadora de Styled by Storms en Nueva Jersey. "Mezclar elementos hace que el espacio parezca cuidado y cuidado".

La textura es clave cuando se trata de añadir a la mezcla de materiales: un suelo de madera, una alfombra de lana, muebles lacados, una lámpara de latón reluciente, sábanas suaves y papel pintado mate aportan una sensación diferente al mismo espacio.

"Toda habitación interesante tendrá algo de piedra, madera, cristal, metal, cuero y tela", afirma Caroline Kopp, fundadora y directora de Caroline Kopp Interior Design, con sede en Connecticut.

"Eso puede aplicarse a casi cualquier estilo o paleta de colores, pero esta mezcla de elementos es lo que aporta interés a una habitación", explica. "Cuantos más objetos y superficies haya en un espacio, más se pueden mezclar distintos tipos de piedras o metales o textiles".

Los textiles son importantes no sólo porque añaden una gran variedad de texturas por sí solos, sino porque cosen todos los materiales y capas de una habitación.

"Me encanta imaginar un hilo invisible que recorra el espacio", afirma Storms. "Por ejemplo, las sillas de comedor antiguas retapizadas en un jacquard contemporáneo texturizado en una mezcla de azules es un poco una yuxtaposición al juego de comedor antiguo, pero también es el elemento que hace que funcione dentro del espacio."

Para darle un toque especial, puedes utilizar materiales inesperados o poco comunes.

"Los materiales únicos aportan intriga e individualidad al espacio", afirma Kopp. "Una placa de mármol en la pared, una instalación mural de mosaico de vidrio, un papel pintado estampado en el techo... cosas así funcionan como arte en tu espacio y le dan ese empuje y sensación de atrevimiento que no vas a conseguir con los materiales 'de seguridad' comunes y corrientes".

Remuévelo

Sin embargo, hay muchas formas de mezclar con seguridad diversos materiales en un mismo espacio.

En primer lugar, piense en cómo interactúan entre sí todos los ingredientes del interior y, a continuación, asegúrese de añadir un poco de cada sabor.

"Una superficie dura y brillante puede resultar más fría que una acogedora, que resultará más cálida", afirma Kopp.

"Las superficies brillantes reflejan la luz, mientras que los terciopelos y otros tejidos la absorben", explica. "Mezclar lo cálido y lo frío aporta una sensación multidimensional".

Diseño de Caroline Kopp/Caroline Kopp Interior Design. Foto de Rikki Snyder, cortesía de Caroline Kopp Interior Design.

Asegúrate también de que cada acabado, cálido o frío, se repite más de una vez para que la habitación parezca cohesionada en lugar de que sobresalga una sola pieza: la Sra. Storms recomienda utilizarlo todo al menos tres veces.

"Puede ser una mezcla de una pieza única, como un fregadero de cobre martillado, que se complementa con otros elementos de cobre pequeños, incluso diminutos", explica Storms. "Esto hace que la mezcla parezca intencionada, no accidental".

Otra forma de garantizar un aspecto unificado es elegir artículos de la misma familia cromática para cada elemento.

"Este aspecto tonal se encuentra en la moda, pero se traslada perfectamente al hogar: Piense en pieles, en concreto en tonos equipaje o silla de montar, mezcladas con un metal que tenga brillo [como el latón]", explica Storms.

Un color también puede servir para anclar todo el espacio, sobre todo cuando hay una variedad aparentemente salvaje de otros colores y motivos juntos.

"Mezclar motivos y estampados en una misma habitación puede crear un espacio increíblemente enérgico, pero también tiene que estar conectado a tierra", afirma Storms. "Añadir un color de anclaje, como el negro, en los textiles o el metal puede aterrizar un espacio y evitar que [sea] abrumador".

Y no olvides nunca el adagio clásico de las bodas: "Asegúrate de que algo sea antiguo", dijo la Sra. Simonds. "No todo puede ser nuevo. Si todo es nuevo, parecerá sacado de un catálogo".

Por último, incluso si una habitación tiene un aire industrial, rústico o vintage, manténgala lujosa con materiales más nobles como el mármol, las fibras naturales y el metal pulido.

"Una hermosa y flexible cortina de lana sobre un muro de hormigón o una impresionante otomana de piel hecha a medida frente a una chimenea de acero son acertadas combinaciones de rudeza y elegancia que dan lugar a un producto final de lujo", afirma Kopp.

Masterizar la mezcla, en general, da una sensación de mayor calidad a cualquier espacio.

"La mezcla de materiales, cuando se hace bien, aporta a la casa una sensibilidad más lujosa y cuidada", afirma Storms.